Grupo Tudanca, historia de una saga familiar referente por su vinos, pastelerías, restaurantes, áreas de servicio…

Hoy vamos a hablaros, a presentaros una saga familiar con muchas aristas, con muchas caras, en el campo de la hostería. Hablamos de marca España, vamos a hablaros de vinos, pero no sólo de vinos; de pastelerías, de un obrador, pero no sólo de pastelerías y de un obrador; de viñedos, pero no sólo de viñedos y vides; de restaurantes y asadores, pero no sólo de restaurantes; de hoteles, pero no sólo de hoteles, de áreas de servicio y gasolineras, pero no sólo de áreas de servicio y gasolineras… vamos a hablaros de todo ello y más, para lo que queremos empezar por hablaros del motor, de la persona gracias a la cual hoy el Grupo Tudanca es una realiadad:  Vicenta de las Heras, la abuela, «la yaya» como la llamaban sus nietos. Con ella empezó todo… con ella empezó esta historia.

En Adoronews.com hemos hecho un viaje de prensa al corazón de Aranda del Duero (Burgos), para conocer al Grupo Tudanca. Con Jesús Tudanca y Laura Sardina hemos iniciado la primera etapa del mismo, en compañía de Álvaro Cerrada y María Fernández. La primera parada ha sido en el Museo del Vino Ribera del Duero, a una Bodega Subterránea del siglo XIII. Allí nos han contado que el subsuelo de Aranda está lleno de bodegas (en rosa en el plano inferior) y que antiguamente se comunicaban unas con otras, cosa que hoy ya no sucede. Después hemos cruzado la calle para acudir a la bodega subterránea dónde íbamos a realizar una interesante cata de vinos Tudanca.

Cata de vinos Tudanca


En la bodega, situada a 10 metros de prufundidad, y decorada con instrumentos y aperos de labranza, hemos podido hacer un pequeño taller de olores, otro táctil… para después realizar la cata de vinos Tudanca dirigida por Laura Sardina, periodista y responsable técnica de los Vinos Tudanca. Laura ha sido la persona que nos ha contado la historia de su familia y nos ha dado una primicia, nos ha presentado un vino con el que la familia Tudanca va a hacer un homenaje a la fundadora del clan, Vicenta de las Heras. Con nosotros también, Jesús Yagüe, director adjunto del Grupo Tudanca. Laura, que también es sumiller, nos contaba que «Grupo Tudanca es más que el Área Tudanca, más que pastelerías Tudanca… es el carácter de una familia.

La Familia Tudanca de las Heras, y en particular Vicenta de las Heras, fiel al legado de sus antecesores, que durante siglos fueron viticultores y amaron la viña (como los míos, por cierto, que también fueron viticultores), supo transmitir a lo largo de sus 100 años el buen hacer en la viña y en el vino a sus hijos y nietos. A día de hoy ese legado está más vivo que nunca en Vinos Tudanca y toda esa pasión por el vino se plasma en cada botella que elaboran. Y en 2019 también en el vino que llevará su nombre…

Vicenta de las Heras vivió hasta los 101 años y hoy su familia lleva orgullosa su nombre como baluarte de una generación trabajadora, sacrificada y que siempre quiso transmitir su legado a su descendencia. Hijos y nietos han continuado con este legado: Vinos Tudanca. Y no sólo con los vinos, como te contaremos más adelante.

Javier Yagüe, Laura Sardina, Álvaro Cerrada y Jesús Tudanca, al comienzo de la cata.

Laura nos ha introducido la cata de los cuatro vinos Tudanca que a continuación probaríamos, diciéndonos que no se trataba de una «cata técnica», sino una cata informal para que conociéramos cuatro vinos que se disfrutan en el Área Tudanca. Y los hemos catado junto a unos torreznos típicos de la zona (exquisitos, por cierto) y queso, un pica-pica muy adecuado.

Tudanca Roble 10 meses




Denominación: Ribera del Duero
Variedades: Tempranillo
Crianza: 10 meses en barrica de roble
Tempetratura de consumo: 12º – 14ºC
Armonías perfectas: Quesos poco curados, carnes blancas a la brasa.
Presentación: Botella de 75cl. y 1.5 L

  • Un vino que nace en Pagos de la Nava, en el corazón de la Ribera del Duero. Vendimian a mano las cepas de Tinta Fina de su viñedo que tiene un suelo arcilloso calcáreo.
  • Destaca por su color rojo cereza granate muy intenso, brillante y vivaz. 
  • En nariz revela notas especiadas, balsámicas, tostadas, y un nítido aroma de ciruelas maduras con apuntes de frambuesas y arándanos.
  • Destaca su cuidadoso paso de diez meses en maderas de calidad. 
  • En la boca se percibe suave de entrada, firme en el paso y es de medio cuerpo, lo cual provoca una sensación elegante, distinguido y de fácil trago. Un tinto equilibrado, de buena acidez, maduro y fresco al tiempo. 
  • Servido a unos 14 grados de temperatura, Tudanca Roble, encontrará su mejor armonía con los platos sencillo de diario, guisos de patatas con carne, costillas de lechal a la parrilla, distintas recetas de pescados azules guisados o a las brasas, quesos no muy curados de oveja. También va perfecto con un lechazo al horno, por su acción “desengrasante”.

Tudanca Vicenta Mater

La etiqueta del Vicenta Máter, una fotografía de Vicenta de las Heras, todo un acierto. 

Denominación: Ribera del Duero

Un vino que hemos probado en exclusiva y que va a ser el nuevo lanzamiento de Grupo Tudanca en 2019. Con él la familia Tudanca quiere hacer un gran homenaje a la abuela, a la «yaya.» Nos contaba Laura Sardina, que en 2011 se incorporó a trabajar con su tío Jesús Tudanca y con su padre Julian Sardina, responsable de viñedos del Grupo Tudanca, en la empresa familiar, tras haber estudiado periodismo y haber trabajado en Lavinia (Madrid), tras alzarse con su título de Sumiller.

Laura recordaba cómo su abuela había sido una gran emprendedora y cómo su sueño siempre había sido tener una bodega y que su vino se extendiera por todo el mundo. «El vino Vicenta Mater no es -no va a ser- el top de este grupo, porque lo que ha querido la familia es que fuera un vino asequible, un vino que pueda tomar todo el mundo». Cuando Vicenta tenía 97 años la preguntaron a ella misma qué le parecería que hicieran un vino que se llamara así en su honor, y ella dijo que le parecía muy bien, nos decía su nieta.

En la etiqueta del Vicenta Mater está ella, el alma máter de este grupo, Vicenta de las Heras, de jovencita. Vicenta se casó con Gregorio, el abuelo de la familia y juntos regentaron una pastelería, el abuelo era pastelero y regentaba una pastelería artesanal de las más afamadas de Aranda. A Vicenta unos tíos le dejaron unas 40 Hectáreas de viñedos, que ella se encargaba de controlar durante la vendimia, porque el resto del tiempo lo dedicaba a la pastelería de su esposo. Con esa uva, que después vendía, realizaban un vino de calidad excelente y un buen día les propusieron no venderlo, sino hacer un vino Tudanca, un vino propio. Y eso es lo que hicieron. De la primera pastelería en el centro de Aranda de Duero salío todo, pero también de los viñedos que había heredado Vicenta, mujer emprendedora como pocas.

El vino Vicenta Mater, que verá la luz en 2019, tiene:

  • Doce meses en barrica
  • Con mucha fruta, «hemos querido que la fruta supere a la madera» nos contaba Laura Sardina
  • Con un toque de coco y vainilla.
  • Un vino con nombre de mujer y de alguna manera también identificado con mujeres, Laura nos contaba cómo sus vinos tienen mucho éxito entre las mujeres empresarias en Alemania, porque cuando celebran algo las empresarias alemanas, las directivas, no lo hacen con cerveza, sino que eligen buenos vinos, vinos Tudanca, que allí tienen mucho éxito. 

A nosotros desde luego nos ha encantado el Vicenta Mater, con la madera justa, madera que no se come a la fruta, como nos contaba Laura.

Tudanca Vendimia Seleccionada





Denominación: Ribera del Duero
Variedades: Tempranillo
Crianza: 18 meses en barrica de roble francés
Tempetratura de consumo: 14º – 16ºC
Armonías perfectas: Quesos curados, carnes rojas a la brasa, postres con chocolate
Presentación: Botella de 75cl. y 1.5 L

  • La gama alta de los vinos Tudanca. Hecho con uvas seleccionadas de su viñedo de más edad y una crianza en bodega de al menos 18 meses en barricas de roble, francés al 75% y americano al 25%, que le aportan la complejidad que Tudanca busca para un vino tan exclusivo.  
  • De color rojo cereza picota muy intenso y con hermosos tonos granate en el ribete.
  • En la nariz es complejo, rico en sensaciones olfativas: perfume de sotobosque, confitura de moras de zarza, café, especias dulces, casís, paloduz, pizarra y nobles notas balsámicas.
  • Ampuloso de paladar, amplio, sabroso, equilibrado, poderoso, con taninos maduros, una muy buena acidez y, sobre todo, elegante y firme al tiempo. 
  • Adecuado, a unos 16 o 17 grados de temperatura, para acompañar guisos de cordero, piezas de caza menor y mayor de pelo y pluma, como las perdices, el corzo o el venado.

Por último, hemos acabado la cata con un blanco: «acabar la cata con un blanco me ha parecido una gran idea» nos decía Laura. Nos contaba que su tío Jesús se había dado cuenta que les faltaba un vino blanco y buscaron un vino diferente, un blanco de Rueda, hecho en una bodega de cerca de Segovia. Un blanco de uvas viejas que ha estado sobre lías viejas.

Tudanca Rueda-blanco 

Denominación: Rueda
Variedades: Verdejo
Tempetratura de consumo: 7º – 10ºC
Armonías perfectas: Ideal como aperitivo. Perfecto con marisco, pescado y pasta
Presentación: Botella de 75cl.

La uva verdejo que se cultiva en la D.O. Rueda, no tiene parangón con la que se cultiva en otras regiones. Amparado por la personalidad que tiene la variedad, Tudanca Verdejo es sin duda un vino que cuenta con todos los atributos para ser diferente.
La vendimia se realizó en la primera quincena de Septiembre. Tras el despalillado, se efectúa una ligera maceración pelicular en frío para incrementar la intensidad aromática del mosto. La uva es prensada suavemente y el mosto limpio fermenta a temperatura controlada durante un periodo
de 20 días. A continuación el vino nuevo es trasegado y permanece en contacto con las lías finas que le aportarán volumen y complejidad.

De color amarillo pajizo con ligeros ribetes verdosos, limpio y brillante. Gran expresividad en nariz entremezclándose aromas varietales como el heno recién cortado, hinojo, con aromas típicos de las frutas tropicales como la piña, guayaba y mango y maracuyá.
En boca es muy intenso, afrutado, con buena acidez; con un final refrescante y largo.
Ideal como aperitivo. Perfecto con marisco, pescados y pasta
Botella de 75cl.

Un vino que envuelve al paladar y muy del gusto de todos, el profesor Jesús Álvarez, de la Escuela de Hostelería de Madrid, nos contaba que a su juicio «maridaría bien con alcachofas, con anchoas y también con salmón». Habrá que probarlo…

Comida en el Complejo Area Tudanca Aranda





Tras la cata, en minibus nos hemos trasladado al Complejo Area Tudanca Aranda – Hotel. Situado a hora y media de Madrid y una hora de Burgos, Valladolid y Soria, un lugar donde se puede disfrutar de sus rutas de enoturismo, visitas a bodegas subterráneas y numerosas jornadas gastronómicas. Allí Julián Sardina, responsable de viñedos del Grupo Tudanca, nos ha mostrado las vistas desde el hotel a una de sus viñas, de variedad Tempranillo. Precioso el paisaje… Allí nos han contado cómo están luchando contra infecciones por hongos e insectos en las viñas, plantando aromáticas como lavandas etc que atraen la visita de mariquitas, insectos que se van a comer las larvas de los insectos que infectan después las cepas y arrasan con las cosechas. Esa es la razón de que en la etiqueta del vino Vicenta Mater hayamos visto una mariquita… muy curioso.

Javier Yagüe nos habla de sus viñedos, del entramado empresarial del Grupo familiiar.

En el gran hall del hotel, espectacular por cierto, uno de los nietos de Vicenta de las Heras, Javier Yagüe, director adjunto del Grupo Tudanca, nos ha contado la historia del entramado empresarial, resumiendo la extensión del complejo Tudanca, hablándonos de su abuela, y contándonos y enseñándonos fotografías familiares de su historia.

Todo empezó aquí, en esta pastelería de Aranda de Duero, cuando Vicenta se casó con Gregorio.

A continuación tras visitar algunos de sus salones de bodas y eventos, uno de ellos adornado con una historia viva de los vinos Ribera del Duero, vinos muy especiales y auténticos vinos-joya por su precio, nos hemos dirigido al restaurante donde ha tenido lugar la comida.

Vicenta (en primera fila, a la izquierda) y sus cinco hijos. A Jesús le dijo «tu tienes que encargarte de los negocios», el otro hijo es arquitecto y es el que ha diseñado todos los hoteles y el complejo Tudanca.

Hemos comido con Laura Sardina, Jesús Tudanca, Javier Yagüe y Esther Sanz, la directora del Obrador y Pastelerías del Grupo Tudanca.

La comida ha estado maridada con vinos Tudanca, como no podía ser de otra manera… Y la botella del vino Vicenta Mater también nos ha acompañado, porque hemos querido que Vicenta estuviera con nosotros…

-Aperitivo: Morcilla de Burgos y chorizo
-Níscalos guisados
-Pastel de verduras

-Lechazo de Aranda al horno de leña, exquisito, se deshacía en la boca. Lechazo es el cordero que sólo se ha alimentado de leche, que no ha comido nada más que la leche materna.

¿Y de postre? De postre sorpresa, para el postre nos hemos trasladado al Obrador Tudanca.

Obrador Tudanca: hojaldres gourmet  y más

Tras la comida nos han conducido de nuevo a Aranda de Duero, a la calle Isilla número 13, para darnos la sorpresa de contarnos cómo hacen los afamados hojaldres en el obrador y… que nosotros mismos nos hiciéramos nuestros hojaldres personalizados. Jesús Tudanca nos cuenta como su padre Gregorio Tudanca era pastelero, cómo su madre al casarse con él se puso a regentar la pastelería, cómo los hojaldres y los dulces artesanos de calidad cobran cada vez mayor fama… Allí después tomaríamos nuestro café en fantástica compañía, la de los afamados hojaldres premium Tudanca, que abastecen muchos restaurantes con estrella Michelin, hojaldres gourmet.

Antonio Cabeza y Esther Sanz.

Nosotros también hemos entrado dentro del obrador, donde nos esperaba Esther Sanz, Directora del Obrador y de las Pastelerías Grupo Tudanca, y Antonio Cabeza, maestro obrador de las pastelerías Tudanca,  y también… un aroma impresionante (¡mmmmm!). Allí Antonio nos ha mostrado como hace los hojaldres, cómo practica con la herramienta adecuada los agujeritos para que no se infle el hojaldre con el horneado, cómo corta la gran lámina de hojaldre con precisión casi milimétrica…

Después nos ha invitado a rellenar nosotros estos hojaldres, buenos estos no, otros ya horneados previamente (los trucos del directo, como en la tele) con crema pastelera y con nata montada. Todos hemos hecho los dos hojaldres rellenos, al de crema pastelera le hemos añadido una mermelada de frambuesa o ciruelas al gusto. ¡Qué divertido!

Antes de cerrar el de crema pastelera Antonio los ha horneado uno a uno, con una plancha caliente, que ha terminado al fuego vivo… espectacular, como puedes ver en la fotografia.

Mi hojaldre relleno de crema, al lado el de nata ya cerrado.

Antonio hornea uno a uno todos los hojaldres rellenos de crema que hemos hecho. Espectacular las llamas…

 ¡Cuanto hemos disfrutado metidos en harina y con la manga pastelera en ristre! Al principio parecía que no se iba a animar nadie y después todos queríamos ser pasteleros por un día…

Y ya con nuestros dulces en un plato, hemos tomado café y probado también otras especialidades del obrador Tudanca, como los famosos Empiñonados, Antonio nos ha dado a probar también algunos de los pralinés que están elaborando ya para los turrones navideños (¡Gloria bendita!). Y nos ha contado orgulloso que también le han sacado en TVE, en el programa «Aquí la Tierra», presentado por Jacob Petrus, que a nosotros nos encanta. Normal… que les saquen.

De crema con mermelada de frambuesa y de nata, «mis hojaldres» premium Tudanca… una delicia.

Y así… hemos puesto el broche final a un día perfecto, donde el cariño y atenciones de la familia Tudanca han sido la tónica general, qué fantásticos anfitriones han sido. Nos hemos vuelto a Madrid, encantados de haber compartido una jornada tan especial con el resto del grupo, periodistas y bloggers, a algunos de ellos los conocíamos ya, a otros lo hemos hecho en este mismo día; encantada con los organizadores del viaje de prensa, habéis pensado en todo Álvaro Cerrada y María Fernández. La experiencia no podía haber resultado mejor.


Y sobre todo y muy especialmente he vuelto encantada con Vicenta de las Heras, por ser cómo fue, una gran emprendedora, una mujer única, admirable, trabajadora, por haber impulsado el Grupo Tudanca, pero también  por haber sabido crear una familia que continuará unida con, y gracias a, su legado. ¡Una gran mujer!

Datos:

Pastelerías/confiterías Tudanca: 
-Calle Isilla,13 – Tel.: 947 50 02 31
-Calle Antonio y Manuel Cebas,3 -Tel.: 947 50 15 17

Área Tudanca-Hotel**** 
Ctra. N-1, Madrid Irún, Km 152,800, 09470 Fuentespina
Tel.: 947 50 60 11-12-13  Fax: 947 50 60 12

Hotel Tudanca Benavente
N-VI, Km. 268
49600 Benavente
Reservas: 980 636 466

Hotel Tudanca Miranda
N-I, km. 318
09200 Miranda de Ebro
Reservas: 947 311 843

Restaurante Horno de San Juan
N-I, km. 318
09200 Miranda de Ebro
Reservas: 947 311 843

Más información:


www.grupotudanca.com
www.hotelestudanca.com


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Una respuesta a «Grupo Tudanca, historia de una saga familiar referente por su vinos, pastelerías, restaurantes, áreas de servicio…»

  1. Avatar de Anónimo
    Anónimo

    vinosdanica.com
    Los buenos vinos siempre destacan desde el primer momento, revelando su calidad excepcional con un solo sorbo. Es en ese primer instante en el que se despiertan nuestros sentidos y podemos apreciar los matices y la elegancia que un vino de calidad nos ofrece.