Venecia en Carnaval… y de crucero

Todo el encanto de la Serenísima, desde un coqueto barco

Venecia es bella y misteriosa en cualquier momento del año. Es romántica, cambiante, seductora, intrigante… También así es el Carnaval, y cuando ambos se juntan, la mezcla es explosiva. Carnavales hay muchos, y muy divertidos, pero ninguno tiene la exclusividad, la originalidad y el encanto del Carnevale veneciano. Es el momento perfecto para aislarse del mundo, cambiar de apariencia y… olvidarse de la crisis.


Si a todo ello se une la posibilidad de vivir el Carnaval veneciano a bordo de un barco de crucero íntimo, elegante y atracado a las mismísimas puertas de la plaza de San Marcos, la combinación no puede ser mejor. Bueno sí, es aún mejor si se piensa que el viaje de cinco días/cuatro noches con todo incluido a bordo solo cuesta 672 euros por persona en las fechas del Carnaval, y 565 fuera de esos días (hay salidas cada pocos días hasta el 6 de abril). La propuesta es de la compañía líder en cruceros fluviales Croisi Europe (www.croisieurope.com).

El Carnaval de Venecia, cuyos orígenes se remontan al siglo XI aunque se consolidaría en el XIII, tiene personalidad y magia propia y va más allá de la imagen de la nariguda máscara del doctor de la peste que abarrota los talleres de la ciudad y se desparrama por las calles. El lema del 2012 es “La vita è teatro. Tutti in maschera”.

Esta fiesta pagana que viene marcada por el comienzo de la Cuaresma, previa a la Semana Santa, permitía hace siglos a las familias aristocráticas mezclarse con el pueblo, un privilegio que proporcionaba el anonimato de las máscaras. En sus comienzos, el carnaval duraba hasta tres meses y era la época en que todo estaba permitido. La iglesia y el poder fueron marcando limitaciones con el transcurso de los años. Primero se prohibieron las fornicaciones en las iglesias. Luego, las armas en manos de enmascarados. Más tarde, se concretó el uso de la máscara al Carnaval, teniendo en cuenta que los venecianos habían extendido su uso a muchas celebraciones profanas del año… Pese a las sucesivas limitaciones, la ciudad entera fue excomulgada en 1606 por sus excesos. En el siglo XVIII es cuando el carnaval de Venecia logra su máximo apogeo, a él acudían aristócratas llegados de lugares muy diversos y no era raro que los príncipes y nobles se escaparan a disfrutar del acontecimiento.

El Carnaval es totalmente distinto a la imagen española (y no digamos a la brasileña). Durante los 10 días de duración, la gente se disfraza y sale a la calle a pasear, ya sea en desfiles organizados o improvisados, y a hacerse fotos. También se organizan por las noches fiestas privadas, a las que no es fácil asistir sin conocer a nadie, y alguna fiesta pública, en las que los precios son prohibitivos, del orden de los 500€.

Una sucesión de fiestas

El carnaval comienza, como corresponde, con la celebración más antigua: la Fiesta de las Marías, que data de 1039 y convoca al desfile de un cortejo por San Pietro di Castello, que culmina en la Piazza San Marco. Al día siguiente, llega el desfile inaugural y entonces toda Venecia se envuelve en un cantar de gesta donde el teatro al aire libre, los conciertos y los mercados de máscaras y comida conquistan los campi (plazas) de Santa Margherita, Sant’ Angelo y San Stefano.

Las máscaras y los disfraces juegan un papel clave en este mundo anónimo, donde las divisiones de clases parecen desaparecer, donde mágicamente todos se vuelven iguales, donde todo parece estar permitido. Los participantes se regocijan desfilando disfrazados por las calles. Porque allí es donde se disfruta el carnaval: en las calles, con desfiles organizados o espontáneos.

Pero el carácter más íntimo del carnaval se aprecia durante las noches, cuando los bailes invaden los salones y los fastuosos palacios resultan perfectos escenarios para las fiestas. Las comparsas, conocidas como las Compagnie Della Calza, que tienen entre las más conocidas a Los Antiguos y a Los Ardientes, realizan desfiles por la ciudad. Los bailes más tradicionales tienen lugar en el Doge, la Serenissima y Barroco, y también en el Palazzo Pisani-Moretti, el Hotel Danieli y el Gran Café Quadni.

Viaje con todo resuelto

La propuesta de Croisi Europe, que puede comprarse en agencias de viaje, permite disfrutar de Venecia y su laguna, conociendo lo más interesante y, si las fechas coinciden, disfrutar de la magia del Carnaval veneciano. El primer día se embarca a las 18.00h en el muelle San Basilio para zarpar en dirección al Muelle del los 7 Mártires en el centro de Venecia, presentación de la tripulación y cóctel de bienvenida. Cena y noche libre en Venecia. Escala nocturna. El segundo día, tras el desayuno, mañana de crucero sobre la laguna, regreso a Venecia a las 12.00h, almuerzo, tiempo libre en Venecia o salida para la excursión opcional en barco privado en dirección a las islas de la laguna: Burano, famosa por sus encajes, y Murano, mundial- mente conocida por su método ancestral de soplado de vidrio. Regreso al barco el final de la tarde, cena y noche de baile a bordo. Escala nocturna.

El tercer día, tras el desayuno buffet, salida para la excursión guiada opcional del Palacio Ducal y de la famosa Plaza de San Marcos, regreso para el almuerzo. Tarde libre para la visita de Venecia, regreso a bordo hacia las 19.00h para la cena. Noche libre y escala nocturna.

El cuarto día salida del barco, con desayuno en crucero. Navegación por la magnífica bahía veneciana, llegada a Chioggia por la mañana y tiempo libre en la ciudad, regreso al barco y almuerzo. Por la tarde, excursión opcional a Padua, la ciudad de San Antonio y ciudad de arte y peregrinaje, visita de la basílica dedicada a San Antonio. Durante este tiempo, el barco navegará hacia Venecia donde se regresará al final de la tarde. Cena y noche de gala. El barco pasará toda la noche en Venecia. El último día, tras el desayuno, desembarque en el muelle terminal de pasajeros en Venecia.

En el crucero se incluyen todas las comidas desde la cena del primer día al desayuno del último, bebidas durante las comidas a bordo: agua, vino, cerveza, zumo de frutas y café, alojamiento en cabina doble exterior con baño completo, animación, asistencia a bordo, cóctel de bienvenida, noche de gala , sefuro de asistencia y repatriación y tasas portuarias.

Información y reservas en agencias de viajes y www.croisieurope.com
 
Sobre Croisi Europe

CroisiEurope dispone de una flota de 25 barcos que navegan por los más bellos ríos de Europa. Todos ellos están decorados con sumo cuidado y equipados con las últimas tecnologías. Son muy espaciosos y luminosos y ofrecen un ambiente acogedor y refinado. Su capacidad varía entre 100 y 180 pasajeros.

Texto: ENRIQUE SANCHO
 


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Una respuesta a «Venecia en Carnaval… y de crucero»

  1. Avatar de cj

    nauticalucentum.com
    Siempre que se navegue en barco, es crucial asegurarse de que esté en perfecto estado. Por esta razón, también damos importancia a los complementos y accesorios para el barco, para que pueda navegar tranquilamente.